Aseguran que las viviendas en las que viven no están registradas en Catastro.

Anteayer a la mañana, Richard Tamayo, un usurpador, se acercó al Poder Judicial para reclamar que lo dejen regularizar su situación. Él y 30 familias más viven en terrenos que pertenecerían a la diócesis de San Luis, detrás de la iglesia de La Merced. “Nos estamos juntando para armar una pueblada, algo que nos haga valer nuestros derechos”, dijo el hombre. 

“Quiero regularizar mi situación. Si hay que pagar al instituto de la vivienda, lo hago con el mayor de los gustos. Ahora estoy en condiciones de ponerme al día y de ponerme al rigor de la ley, como corresponde”, quien sostuvo que dejó de pagar alquiler cuando quien creía que era el dueño de la casa, Humberto Leandro Fernández, intentó duplicarle la renta y descubrió que la vivienda en la que vive “no figura en Catastro”.

“En realidad, la propiedad no existe para nadie porque es terreno baldío. Son unos monoblocks que pertenecían antiguamente a la fábrica Drean, sobre terreno del Episcopado. No figuran en Catastro. No tiene ningún fundamento ni asidero jurídico lo que ellos muestran”, sostuvo Tamayo. “Yo quiero ver la forma de que me adjudiquen o cómo me solucionan el problema este”, agregó.

Recientemente, Tamayo recibió una orden de desalojo que lo intima a abandonar, el día de hoy, la vivienda que está ocupando. “Jamás me llegó ninguna notificación, ni nada”, relató el hombre, quien se enteró de la orden a través de un oficial de justicia que lo visitó. “Estoy con la soga al cuello. Yo me voy a resistir, tengo menores, tengo porqué luchar”, aseguró.

Por su parte, un amigo de Tamayo mencionó que un ex ministro de Gobierno, Amado Rachid, “tiene 5 o 6 departamentos ahí” y está en pleno proceso de desalojar a la gente que vive en ello. De acuerdo al hombre, estas viviendas tampoco estarían registradas en Catastro.