Se trata de las vacunas contra el rotavirus y la varicela.

Este jueves, San Luis se convirtió en la primera provincia en incorporar a su calendario de vacunación infantil, de manera gratuita y obligatoria, la vacuna del rotavirus, y la segunda del país en establecer como obligatoria la inyección contra la varicela. Las dos nuevas vacunas estarán disponibles a partir del 1 de julio de este año. 

La campaña está dirigida a niños de entre 2 y 15 meses. La vacuna contra la varicela tiene una sola aplicación en los niños de 15 meses, nacidos a partir del 1 de abril de 2012, y su administración es por vía subcutánea. Por su parte, la vacuna contra el rotavirus es para niños nacidos a partir del 1 de mayo de 2013. La primera dosis debe aplicarse cumplidos los 2meses, hasta un máximo de 14 semanas, a la vez que la segunda dosis es al cumplir los 4 meses, hasta los 8. La administración es por vía oral.

En el acto, desarrollado en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo, el gobernador, Claudio Poggi, firmó el proyecto de ley de incorporación al calendario de vacunación de las vacunas y la correspondiente nota de elevación al poder legislativo. Además, se entregó equipamiento e insumos para los efectores de atención primaria que diariamente trabajan en terreno por la salud de la población.

“Las vacunas y el agua potable son las dos herramientas más importantes para prevenir enfermedades. Incluir estas vacunas en el calendario oficial significa una importante inversión en salud. Esta es una forma de garantizar el acceso equitativo a la salud, ya que hasta ahora solo accedían a este tipo de prevención familias en condiciones económicas de hacerlo. Hoy el acceso va a ser universal y gratuito”, destacó la ministra de Salud, Teresa Nigra.

“El objetivo es incorporar las vacunas al sistema de vacunación, para que todos los que no puedan conseguirlas, tengan acceso a la prevención de estas enfermedades. Esta es una política más que se suma a la enorme a cantidad de políticas que tienen como destinatarios a nuestros niños”, concluyó Poggi.