Ayelén Britos hizo un relato del momento de miedo que padeció trabajando por culpa de un oficial de Policía. Luego del apriete que sufrió por parte de un policía en un ascensor para que borrara una foto que le tomó a Carina Di Marco, la periodista Ayelén Britos no recibió ninguna comunicación del Ministerio de Seguridad o de autoridades policiales para pedir disculpas por el episodio, solidarizarse con ella y tomar medidas con el uniformado.

La Gaceta preguntó a la periodista si algún funcionario de la cartera de Seguridad u autoridad policial se comunicó con ella. La respuesta fue un rotundo no. “Solamente me llamó Pedro Bazán de Agencia de Gobierno para solidarizarse y después el resto de los colegas, pero oficial nadie”, comentó Britos.

La periodista relató que el miércoles cerca de las 10 horas subió al ascensor del Poder Judicial para cubrir la declaración de Carina Di Marco. Una vez dentro, apretó el botón del segundo piso, pero el ascensor fue al segundo subsuelo. Subió la comitiva de seis policías custodiando a Di Marco que estaba encapuchada. El ascensor empezó a subir y Britos tomó una foto de la detenida con su celular.

“Cuando escuchan el gatillo de la foto, uno de los policías que estaba pegado en el ascensor que es para cuatro e íbamos ocho. Me dice, ‘borrá esa foto, ¿qué hiciste?, borrá esa foto, borrá esa foto ya’. Me lo dijo en un tono tan fuerte, tan imperativo que borré la foto. No era una foto jugada. Era Carina encapuchada rodeada de policías. No había nada raro”, relató Britos, quien agregó que antes de que se abrirá la puerta del ascensor, una mujer policía preguntó a la periodista su nombre y el medio para el que trabaja.

El policía que increpó a Britos es el oficial Diego Albornoz y la mujer es la suboficial Lorena Martínez.

“No tenés tranquilidad para trabajar libremente”, reflexionó la periodista.