Beneficiarios de Inclusión Social comenzarán a trabajar de 6 a 8 horas diarias y deberán decidir si siguen o no en el Plan

En el marco de la nueva ley de Inclusión Social, este lunes comenzará a aplicarse una serie de cambios en el Plan de Inclusión Social, siendo el principal de ellos que deberán cumplir con un horario de trabajo 6 a 8 horas diarias, a diferencia de las 4 que se trabajan en la actualidad.

En el marco de estos cambios, los beneficiarios de Inclusión Social deberán, a partir de este lunes, optar “por única vez a incluirse o no voluntariamente en el marco de la nueva reglamentación”. En pocas palabras, deberán realizar un trámite personal con su DNI y elegir si continúan, o no, en el Plan de Inclusión Social.

“La idea es que sea un acto voluntario y cada beneficiario puede adherirse o no a esta nueva reglamentación. Otra de las nuevas medidas es que, a partir de ahora, las capacitaciones van a ser obligatorias, ya no es una opción. Aquel beneficiario que sea convocado para terminar sus estudios primarios, secundarios o proceso de capacitación en oficios, tendrá que hacerlo de manera obligatoria”, comentó, en conferencia de prensa, Laura González, jefa del Programa Política Social del Ministerio de Desarrollo Social.

Otra cuestión a la que se refirió González es al hecho de que, en muchas ocasiones, cuando se les ofrecía un trabajo formal en alguna empresa o comercio, los beneficiarios del Plan lo rechazaban. “A partir de esta nueva reglamentación, no podrán negarse a esa inserción, porque el fin del Plan es ese”, destacó la funcionaria.

Consultada por la ampliación de horarios, que seguramente ocasionará que muchas personas que trabajan de manera informal en algún otro lugar ya no lo puedan hacer, González dejó en claro que el Ministerio de Desarrollo Social se mantendrá firme con respecto a esto. “El Plan de Inclusión Social en San Luis tiene una impronta de que siempre se presta un servicio a cambio del beneficio, a diferencia de otros planes que no lo hacen. Siempre se buscó mantener la cultura del trabajo. La herramienta primordial hoy es preparar a las personas para que se inserten laboralmente. Dentro de esa inserción, consideramos que la adecuación a los horarios de trabajo es un eje fundamental”, manifestó la jefa del Programa Política Social.

La funcionaria también aseguró que las capacitaciones también van a ser obligatorias. Esto ya se ha dicho en muchas ocasiones anteriores y, ante las protestas de los beneficiarios, siempre se terminaron haciendo excepciones. “Estamos ante la posibilidad de que esto sea obligatorio. Aquellos que se queden tienen que entender que las capacitaciones y la inserción laboral es obligatoria, no pueden negarse a esto. Negarse a esto es causal de baja con la nueva reglamentación”, comentó González.

Actualmente, el Plan de Inclusión cuenta con unas 26.000 personas. La no participación en el portal Saber y las faltas injustificadas fueron las principales razones detrás de las bajas que se dieron en los últimos años.

El reempadronamiento comenzará este lunes, y se realizará de acuerdo a este cronograma, que podés consultar haciendo click aquí. Quien no se presente ni opte por sí o por no, “durante 3 meses el estado le abonará lo mismo que venía cobrando sin que tenga que prestar un servicio a cambio”. “Nosotros consideramos que esa persona que optó por no es porque tiene otro trabajo, porque está en busca o tiene casi la oportunidad de insertarse laboralmente”, concluyó González, no sin antes recordar que las inscripciones al Plan están cerradas.

Podés descargar el nuevo protocolo del Plan haciendo click aquí.

Categorías: Destacado,Noticias