Alarmantes concentraciones de níquel en los cigarrillos

El estudio se hizo con un aparato diseñado en la UNSL. A partir de una novedosa metodología, para la que se utilizó un fumador automático diseñado en los laboratorios de la Universidad de San Luis, investigadores analizaron la presencia de níquel en diversas marcas de cigarrillos. En altas concentraciones, este metal presente en el humo de los cigarrillos puede provocar desde rinitis hasta cáncer broncopulmonar y afecta tanto a fumadores activos como a pasivos.

Investigadores desarrollaron una metodología analítica para determinar el níquel en el humo del cigarrillo. Analizaron 20 marcas que se comercializan en Argentina y determinaron que todos tenían altas concentraciones de este metal cancerígeno.

En 1956, la Organización Mundial de la Salud declaró que el tabaco es la principal causa evitable de muerte precoz en el mundo. A partir de ese momento, la industria tabacalera realizó diversas modificaciones en los cigarrillos, con la finalidad de disminuir la exposición a los tóxicos presentes en el humo como la implementación de filtros de distintos materiales, la presencia de microperforaciones en los filtros y el lanzamiento al mercado de cigarrillos “light”.

Recién en los años 50 se tuvo evidencia científica suficiente como para relacionar el consumo del cigarrillo con el cáncer de pulmón; en la actualidad, 9 de cada 10 diagnósticos de cáncer de pulmón son consecuencia del consumo de tabaco.

La bioquímica María Carolina Talio, del Instituto de Química San Luis, explicó que “el níquel es un elemento indispensable para algunas funciones biológicas. Sin embargo, en el organismo se requiere en muy bajas concentraciones; si estos niveles son superados, el níquel presenta efectos tóxicos y carcinógenos, que afectan principalmente la piel y el sistema respiratorio superior. Puede producir rinitis, sinusitis, perforación del tabique nasal, asma alérgica, cáncer broncopulmonar y de etmoides, entre otras afecciones. Estos efectos tóxicos pueden afectar del mismo modo a los fumadores pasivos ya que se encuentran expuestos a los mismos tóxicos que los fumadores activos”.

Las determinaciones de níquel que realizó el equipo de científicos se llevaron a cabo en cigarrillos rubios, rubios mentolados y negros, provenientes de diferentes tabacaleras que se comercializan en Argentina. Todos los cigarrillos analizados tenían diferentes niveles de níquel. Los rubios mentolados fueron los que mayor contenido de níquel presentaron. “Los resultados obtenidos permiten concluir que el fumar representa una severa exposición al metal”, indicó la bioquímica.

El método

“La metodología desarrollada consiste en la determinación de níquel en la corriente principal del humo de cigarrillos mediante fluorescencia molecular en fase sólida. Cuando un cigarrillo se quema se generan dos corrientes: la principal, que ingresa al cuerpo del fumador, y la corriente secundaria, constituida por el humo que proviene del extremo del cigarrillo que se quema y el humo que exhala el fumador. Nuestras determinaciones de níquel se llevaron a cabo sólo sobre la corriente principal y se empleó para ello un fumador automático diseñado en nuestros laboratorios”, expresó la profesional.

La fluorescencia molecular es la emisión de energía radiante en la zona uv-visible del espectro electromagnético, luego de recibir radiación de longitud de onda adecuada. Este método instrumental se emplea habitualmente para hacer determinaciones de sustancias en solución; en este caso, el níquel, sustancia no fluorescente, es convertido en un compuesto fluorescente a través de la asociación del colorante eosina. La fluorescencia en fase sólida se consigue a través de la asociación de níquel presente en la fase gaseosa del cigarrillo con el colorante eosina que ha sido previamente inmovilizado en una membrana de nailon.

Talio, junto a la doctora Liliana Fernández, realiza desde el año 2009 talleres de prevención en escuelas de la ciudad de San Luis en los que muestran a los jóvenes los resultados que obtienen en el laboratorio, concientizando sobre la problemática social que genera el tabaquismo. Liliana Fernández es directora del proyecto de extensión “Tabaquismo: SOS jóvenes”, a través del cual se realizan actividades en escuelas de nivel secundario, con el objetivo de estimular a los alumnos a un discernimiento libre, responsable y criterioso respecto al tabaquismo.

Categorías: Noticias