Alumnos y docentes realizan toma parcial del IFDC

A la situación de Aragón se suma la de otro profesor cuyo contrato no ha sido renovado, aunque sí ha cobrado, y al hartazgo general de los docentes de Instituto por tener que rendir reválidas de manera tan seguida, las cuales después tienen que ser refrendadas por un decreto del Ministerio de Educación. 

“Somos los únicos docentes del sistema público que no gozamos de estabilidad, sino que estamos atados a que se renueve un decreto tras una reválida de cargo. Esto atenta contra nuestra estabilidad laboral”, dijo Aragón (foto), cuya reválida fue aprobada por dos votos positivos contra uno negativo. Al respecto, el docente realizó una presentación contra la representante del programa Educación Superior del Gobierno, quien no fundamentó, como establece la ley, su voto negativo.

Todo esto ocurrió en el mes de junio. Y a pesar de que la norma establece que, luego de una reválida, el dictamen se debe emitir en un plazo de dos días, al día de hoy el contrato de Aragón no se ha renovado, por lo que el docente no puede evitar pensar que esto es un simple caso de persecución política. “Yo participo activamente a nivel institucional y gremial. Cuestiono críticamente para poder crecer como institución. Tengo escritos artículos, por ejemplo, sobre las escuelas digitales. Tengo un activismo político que va en defensa de lo que creo son los derechos de los habitantes de esta provincia”, comentó Aragón. 

Por su parte, Benicio Márquez contó las razones que movilizaron a los estudiantes del IFDC a sumarse a la protesta. “Nos sumamos al reclamo de los docentes, defendiendo a un compañero que hace un mes y medio no está cobrando y también por la gran cantidad de injusticias que se vienen poniendo sobre el cuerpo docente. De ahí nos reunimos en asamblea y pusimos en común todo lo otro”, contó Benicio.

Algunos de los temas que preocupan a los estudiantes es que convivan 3 y hasta 4 planes de estudios diferentes por carrera, que haya materias que no se dictan y problemas edilicios como los que quedaron en evidencia con la tormenta del pasado viernes 19 de septiembre. “No se murió alguien de pura casualidad. Estábamos con el agua hasta las rodillas y tenemos tomacorrientes en el piso. No se como la luz no se cortó”, comentó el estudiante.  

Benicio, que integra el Centro de Estudianes del IFDC, destacó además estar cansado de cursar notas a las autoridades de la institución y al Gobierno pidiendo mejoras, sin obtener respuesta alguna. “Las notas no llegan a ningún lado, así que pasamos a la acción directa”, dijo Benicio.

“Todos los días nos sentamos acá para formarnos como docentes críticos, que le ofrezcan una manera de pensar alternativa a los pibes, que hagan cosas distintas. Y después, acá adentro de esta institución que te dice todas esas cosas, cuando salís a reclamar te ponen el pié encima. Ante esa hipocresía, nos vamos a quedar hasta que nos den respuesta, por lo edilicio, por los planes de estudio y muy urgentemente por el profesor al que le han cortado la posibilidad no solo de tomar examen, sino de ir al súper”, concluyó Benicio.

La asamblea de ayer concluyó a las 20 horas, con la decisión de que no sea una toma total, de 24 horas, sino parcial, cada día de 7 a 22 horas, para así evitar el desgaste. Además se decidió asistir con pancartas y llevar su reclamo al acto de colación del IFDC que ayer se llevó a cabo en la sala Berta Vidal de Battini.

Categorías: Noticias