Diputados dio media sanción a la Ley de Oncopediatría y a la Libreta de Salud del Adulto Mayor

En una sesión que se hizo eterna por las despedidas de los legisladores salientes, se aprobaron dos proyectos que pueden tener un impacto más que positivo en la vida de los puntanos. Curiosamente, no se trata de proyectos enviados por el Poder Ejecutivo, sino de iniciativas propias de nuestros legisladores, algo que, lamentablemente, rara vez se ve.

El primer proyecto que se trató es la Ley de Oncopediatría y su autor es Sergio Amieva, uno de los diputados más mudos de la historia de la Cámara. El proyecto, que ayer tuvo media sanción, establece importantes beneficios para las familias que atraviesan la más que difícil y trágica situación de tener un niño con cáncer. Uno de estos beneficios es la extensión de un certificado que agilice la derivación y el traslado del niño a donde lo requiere el médico que lleve su caso, garantizando además una vivienda para quien lo acompañe y donde el menor pueda llevar adelante su tratamiento.

El proyecto también establecía, para el padre o tutor a cargo, una licencia con goce de sueldo por un periodo de 6 meses, renovable con la presentación de la historia clínica actualizada. Lamentablemente este artículo fue quitado y no se explicó el motivo.

Mención aparte merece la redacción casi inentendible de este proyecto, con oraciones como “cada año son informados 70 nuevos casos cáncer, de los cuales 85 % se abordado por el equipo médico de hospital pediátrico Humberto J Notti, o depende la patología al garraman según datos oficiales según datos oficiales”. La redacción de este proyecto es tan mala que el artículo 2 prácticamente no se entiende: “Toda obra social y mutual que derive para atención a sus afiliados se ajustará ineludiblemente de procedimientos de los servicios oncología y hematología cualquier otro hospital público que posee servicios oncológicos para tratar, niñas, niños y adolescentes hasta”.

Ni siquiera Amieva, cuando expuso oralmente su proyecto, pudo explicar en qué consistía este artículo. “A las obras sociales, a la mutual que derive para su atención de sus afiliados, se ajustará ineludiblemente al procedimientos de servicios oncología y hematología… em… ya que…em… si tuviera la atención en San Luis, en el Hospital Público, para…em… realizar dicha facturación y cobros a las mutuales”, fueron las palabras textuales de Amieva.

Sin lugar a dudas, un proyecto de esta envergadura debería haber sido presentado con una redacción a la altura de las circunstancias. No hay que olvidar que nuestros legisladores reciben alrededor de $300.000 por mes para gastar, por ejemplo, en asesores que los ayuden con este tipo de cuestiones. Solo queda esperar que el Senado no congele el proyecto y que, cuando le toque tratarlo, mejore su redacción.

En cuanto al proyecto de Libreta de Salud del Adulto Mayor, se trata de una iniciativa de la diputada oficialista Norma Villegas Durán, la cual establece, en su primer artículo, que, “con el fin de prevenir y mejorar el sistema de protección de salud de personas mayores, el Estado deberá registrar a todas las personas mayores de 60 años que concurran al sistema de salud público y privado y expedirá en forma gratuita la Libreta de salud para Adultos mayores, la cual servirá de instrumento para la atención médica integral”.

La Libreta de Salud contendrá la siguiente información: a) Datos completos del paciente incluyendo datos filiatorios b) Estado nutricional c) Esquema de vacunacion. d) Control de visión, audición y Salud bucal. e) Enfermedades de relevancia padecidas. f) Intervenciones quirúrgicas practicadas g) Peso, estatura e índice de masa corporal. h) Tipo y frecuencia de práctica de actividad física. j) Antecedentes de enfermedades crónicas y tratamientos (diabetes, enfermedades coronarias, hipertensión, enfermedades pulmonares y toda otra que el profesional interviniente considere relevante). k) Deberá incluir la tabla Pain (valoración del dolor) y otras consideraciones de interés. l)Evaluación psicologica.

En su oralización, Villegas Durán destacó que este proyecto se trabajó en conjunto con el área de Adulto Mayor del Ministerio de Desarrollo Social, con el Ministerio de Salud, PAMI y ANSES.

En el resto de sus artículos, el proyecto establece que será el médico de cabecera quien entregue la libreta, la cual, a su vez, será diseñada por una Mesa Interinstitucional, compuesta por profesionales de las áreas ya mencionadas.

Este proyecto, al igual que el anterior, cosechó un gran apoyo de todos los sectores de la Cámara y logró su aprobación por unanimidad.

Categorías: Noticias