El adolescente asesinado en la autopista recibió 34 impactos de perdigones a una distancia de 25 metros

Este miércoles se conocieron los resultados de la autopsia al adolescente de apellido Navarro, que fue encontrado muerto a la vera de la autopista de las Serranías Puntanas, el martes cerca de las 5 de la madrugada. De acuerdo a la necropsia realizada a las 12:30 por el médico forense Luis Lucero, la causa eficiente de muerte fue un “shock hipovolémico debido a herida por proyectil de arma de fuego”.

De acuerdo al informe, la víctima de 17 años recibió alrededor de 34 impactos de perdigones que abarcaron cabeza, cuello, tórax, abdomen y cara interna de brazo derecho, sin orificios de salida. Además, se pudo determinar que la distancia del disparo entre la boca del arma de fuego y el joven fue de 25 metros aproximadamente, impactando por la cara lateral izquierda del adolescente.

El shock o choque hipovolémico es una afección mortal y se produce cuando se pierde más del 20% de sangre o líquidos del organismo, lo que imposibilita que el corazón bombee suficiente sangre al organismo.

El hecho
El episodio ocurrió cerca de las 4.30, a la altura del kilómetro 779 de la autopista, frente a la estación de servicio Shell de Juana Koslay, a 7 kilómetros de la ciudad de San Luis.

La policía fue alertada del hecho por un llamado al teléfono de emergencias 911 y, al llegar, encontró el cuerpo de la víctima junto a un camión estacionado. En el caso tomó intervención Marcos Flores Leyes, juez Penal N°1 de la primera circunscripción judicial.

Leandro Prado, de 18 años, es el otro joven que fue encontrado la misma noche que Navarro y que también fue baleado en las inmediaciones de la autopista, aunque las heridas que recibió no fueron mortales y permanece internado en el Hospital San Luis. Se presume que ambos adolescentes estaban juntos al momento del ataque.

De acuerdo a lo informado por el médico forense Lucero, Prado está internado en el shock room de la Guardia Central. Ingresó al hospital con múltiples heridas de perdigones, falta de aire, disminución de los ruidos respiratorios y con tendencia a la hipotensión arterial. El pronóstico del paciente es “reservado” y “grave”.

Categorías: Noticias