El Concejo Deliberante volvió a rechazar las cuentas de inversión de la Municipalidad

Tal cual ocurrió hace casi un año, el Concejo Deliberante, el día de ayer, volvió a rechazar las cuentas de inversión de la Municipalidad de San Luis por 8 votos contra 1, a las que hay que sumar dos abstenciones, incluyendo la del presidente del bloque Frente Para la Victoria, José Luis Dopazo. 

Este año, las críticas se centraron en, más que nada, los siguientes ejes: subsidios y reintegros a funcionarios, y la contratación directa de una empresa por $1.700.000 para llevar a Mar del Plata a los participantes de los Juegos Evita.

De acuerdo a la Municipalidad, estos polémicos subsidios a funcionarios fueron realizados para poder dar dinero a diferentes asociaciones vecinales que participaron de sendas eventos municipales. Como las mismas no estaban en regla, los funcionarios cobraban subsidios en efectivo, para luego distribuir el dinero entre estas asociaciones. 

“Tenemos subsidios y reintegros que están expresamente prohibidos por la ley. Ya se les dijo en 2012 que no lo podían hacer de esta manera. ¿Que explicación tuvimos? ‘Lo hicimos mal, lo vamos a mejorar’. Es inaceptable. Encontramos cualquier cosa en esos reintegros. Desde compra de electrodomésticos, como la reparación de un vehículo, como si el municipio no tuviera un sistema de compra y de contratación”, manifestó la concejal radical Claudia Rocha, agregando que el municipio demuestra una “actitud deliberada de no dejarse controlar”. 

Por su parte, Delfor Sergnese, quien en la Cámara de Diputados aprobaba las rendiciones de cuentas del Gobierno municipal sin cuestionar ni un solo ítem, hizo un análisis detallado de algunos expedientes en particular, como por ejemplo el de un reintegro cobrado por el secretario de Hacienda, Esteban Pringles. 

Al parecer, Pringles solicitó “un reintegro por una notebook que le tuvo que comprar al intendente”. La cuestión es que es luego es el mismo Pringles quien se debe autorizar a su mismo el reintegro, lo cual está prohibido por la normativa vigente.

Luego, el edil se refirió a la contratación directa, por $1.700.000, de una empresa marplatense que se hizo para trasladar a los chicos puntanos que participaron el año pasado de los Juegos Evita. Según explicó Sergnese, está empresa fue creada tan solo días antes del viaje en cuestión y el pago se efectuó a una tercera persona que no acreditó su vínculo con la compañía.

“Cuando Pringles vino al Concejo yo le hice las siguientes preguntas. ¿Cuál es la norma que autoriza que se entreguen subsidios a funcionarios públicos? No la pudo contestar, lo único que dijo es ‘siempre lo hicimos así’, cuando, en realidad, está expresamente prohibido. ¿Por qué contrataron de manera directa a esta empresa de Mar del Plata para los Juegos Evita y le dieron $1.700.000? Dijo, ‘bueno, esos son fondos nacionales. Los maneja la Nación, la Nación dice’. O sea, le han dado a una empresa fantasma, que la crearon esa misma semana, 1.700.000”, dijo Sergnese en el recinto.

“Lo grave es que no aclaró nada. Lo grave es que no reconoce ningún error. Creen que está bien lo que hacen. Queda claro que no van a cambiar porque el año pasado se les advirtió exactamente lo mismo y no cambiaron”, continuó el opositor, dándole con un caño a Pringles. “Ahora van a cambiar el subsidio por una caja  chica, que será un fondo rotatorio de 5.000 por día que manejará Pringles”, destacó Sergnese, adelantando que se opone terminantemente a que funcionarios municipales manejan dinero en efectivo. 

En su alocución, el concejal también manifestó, sin entrar en muchos detalles, unas cuentas irregularidades más que aquí listaremos:

– “El Tribunal de Cuentas está diciendo
que el Ejecutivo municipal no le acompaña la documentación respaldatoria. Falta información. A 3 días de que venza el plazo les entregaron 600 expedientes para que si pueden controlen”.
– “Habría duplicidad de registro. Han incorporado en 2013, ampliaciones de partidas que ya habían registrado también en 2012. Esto hace que haya dos veces registrado el mismo ingreso y el mismo egreso”.
– “Hay partidas presupuestarias que se ejecutaron en menos de un 2% y hay otras que se ejecutaron en más de un 3.000%. No hacen bien el presupuesto y mucho menos la rendición de cuentas”.
– “El inventario de bienes mueble no están completos. Hay toda una flota de vehículos por muy altos costos y no están valuados”.

“Esta va a pasar a la historia como la gestión de las cuentas truchas, de la falta de transparencia”, fueron las palabras con las que Sergnese concluyó su minucioso análisis de las cuentas municipales.

A Sergnese lo siguieron el radical Francisco Guiñazú y Marcelo Amitrano, de Compromiso Federal, quienes, sin embargo, no aportaron nada que no hayan dicho ya sus compañeros de bloque. Lo que todo el mundo estaba esperando eran las palabras de José Luis Dopazo, cuya fidelidad al Poncismo se ha visto relativamente cuestionada en las últimas semanas. 

El eje de su discurso fue, por un lado, reducir un poco el dramatismo que había impuesto Compromiso Federal, recordando que ha muchas gestiones anteriores nunca les aprobaron sus cuentas de inversión, como le pasó a Alicia Lemme durante sus 4 años de gestión. Por el otro, Dopazo, sin jugársela por Ponce, destacó la buena voluntad de Pringes de ir a dar explicaciones al Concejo, reconociendo errores y prometiendo subsanarlos hacia el futuro. 

“Al destino de los fondos ninguno de los concejales lo puso en tela de juicio, con lo que creemos que esta es una administración honesta la de la Municipalidad de San Luis. Se puso sobre la mesa esta cuestión de los subsidios y los reintegros, que no estaban dentro de la previsión que hace la Ley de Contabilidad. Sin embargo, hay un dictamen del mismo Tribunal de Cuentas, de 2006, que acepta los reintegros”, dijo Dopazo en primer lugar. 

“Y sigo la línea del secretario de Hacienda. Él dijo aquí que hubo errores de procedimiento, que había irregularidades, y entonces no puedo convalidar los errores y las irregularidades. Lo mío es dar una nueva oportunidad para seguir profundizando la transparencia de las cuentas públicas en el municipio. Hay que tener coraje para asumir el error”, dijo el oficialista a la hora de explicar su abstención a votar, sin defender completamente a Ponce, pero tampoco pateándole muy en contra. 

Finalmente, el despacho de comisión que planteaba el rechazo a las cuentas de inversión fue aprobado por 8 votos positivos contra 1 negativo, a los que hay que sumarles dos abstenciones, las de Gustavo Rojas y José Luis Dopazo. También cabe destacar las ausencias de Roberto González Espíndola, que si bien es kirchnerista pertenece a la rama local de Daniel Pérsico, y del hijo del intendente, Germán Ponce, quien apenas ha pronunciado palabra alguna en lo que va del año, por lo que seguramente no podría haber defendido las cuentas municipales ante Compromiso Federal.

Categorías: Noticias