“El imputado reconoce la culpa, aunque no sea culpable”

El fiscal Esteban Roche presentó este martes ante el Colegio de Jueces, integrado en esta oportunidad de forma unipersonal por la jueza María Eugenia Zabala Chacur, un acuerdo de juicio abreviado para que Jorge Omar Leyes sea condenado a tres años de prisión en suspenso por ser autor de los delitos de portación de arma civil, abuso de armas y lesiones leves. El acusado y su abogado, Javier Rezzano, prestaron conformidad a la proposición del Ministerio Público Fiscal.

La abreviación del procedimiento es una de las formas alternativas de culminar el proceso penal mediante el cual el imputado reconoce la existencia del hecho y su participación como autor, cómplice o instigador, y acepta la calificación legal que le otorga a ese hecho el Fiscal. Cuando la magistrada le preguntó a Leyes sobre cada una de estas categorías, el hombre de 59 años respondió afirmativamente y se responsabilizó del hecho ocurrido el 7 de julio pasado en una playa de estacionamiento ubicada sobre la calle General Paz, en el microcentro de la ciudad de San Luis.

Ese día, de acuerdo a la acusación fiscal, el imputado llegó al estacionamiento a bordo de su Volkswagen Surán y amenazó con un revólver calibre 22 marca Jaguar cargado con cuatro vainas a Rodrigo y Dardo Otero, y luego forcejeó con uno de ellos. Para la merituación de la pena, Roche mencionó como atenuantes la falta de antecedes penales y, como agravantes, las circunstancias de tiempo, modo y lugar.

“La playa está ubicada en un lugar céntrico, muy transitado, con un colegio cerca, y esa peligrosidad debe influir a la hora de merituar la condena”, dijo el fiscal. El abogado de la parte damnificada, Diego de la Cruz Domínguez, manifestó su rechazo al acuerdo de juicio abreviado y pidió que Leyes sea juzgado por tentativa de homicidio.

“Los disparos no salieron sino estaríamos hablando de otra cosa. Me opongo a este acuerdo de abreviación del juicio y pido el cambio de calificación a homicidio en grado de tentativa. Pido también que se dicta una restricción de acercamiento a favor de mis defendidos si se acepta el acuerdo”, dijo el abogado. Las víctimas se expresaron en el mismo sentido y rechazaron la propuesta de juicio abreviado. De acuerdo al artículo 234 del Código Procesal Penal, las opiniones de la parte querellante no son vinculantes.

Luego de esta audiencia, el Tribunal dictará una sentencia donde se expedirá sobre la admisibilidad o no del trámite de juicio abreviado. La decisión del Colegio de Jueces se conocerá en los próximos días. En el supuesto que no se admitiere la abreviación del procedimiento la causa deberá continuar con otros jueces sin que el reconocimiento del imputado se tome como indicio en su contra y la pena que fue pedida por el fiscal no será vinculante para el debate oral.

La palabra de Javier Rezzano, abogado de Leyes
Al conocerse esta noticia, La Gaceta Digital entrevistó al abogado Javier Rezzano, quien contó lo que sería “la versión oficial” de Jorge Leyes y se refirió al pedido de juicio abreviado. “El imputado (Leyes) reconoce la culpa, aunque no sea culpable, para poder finiquitar el proceso y que no se atore la justicia con tantos juicios orales”, dijo Rezzano, quien agregó que, si la jueza acepta el pedido, su cliente “se va en libertad, queda con antecedentes y reconoce la culpa del hecho”. Los antecedentes serían “por tenencia de armas, abuso de armas y lesiones leves”.

En relación al pedido de ir a juicio oral por tentativa de homicidio, que realizó el abogado de los hermanos Otero, Rezzano aseguró que “no hay elementos legales”. “Nunca se encontró un plomo. Hay unas improntas que podrían ser de balas, pero es una casa vieja y una pared que, con un dedo, se cae el revoque”, comentó el letrado.

En cuanto a los hechos previos y posteriores a lo que fue filmado, Rezzano contó que Leyes fue a la playa de estacionamiento a cobrar una deuda y allí se produjo una discusión y forcejeo, en la que los Otero son los que sacaron el arma. “Él les manotea el arma y se va para el auto. En el video se ve que se toca la campera, buscando las llaves, y dice ‘denme las llaves que me quiero ir’ y ahí encuentra el revólver”, aseguró el abogado.

“Las vainas están percutadas, pero no sabemos si salieron los tiros o no. Nadie escucha ningún sonido de bala. Parece que se escuchara como una detonación, lo dicen las pericias, pero no hay nada cierto. Tampoco puede ser tentativa de homicidio porque ninguno recibió ni un disparo. Las lesiones leves son una escoriación en un codo, que debe ser de la misma pelea que tuvieron”, relató el defensor de Leyes.

Luego de lo que se vio en los videos, Leyes fue golpeado por los hermanos Otero, asegura Rezzano, “y ahí le manotean el arma”. Por eso es que el arma fue entregada en la comisaría por ellos. Además, el letrado asegura que su cliente fue “revolcado como trapo con piojos” y que al auto de Leyes “le pegaron pedradas por todos lados”.

Categorías: Noticias