“El primer abuso fue a la madrugada, entonces a la noche no podía dormir”

“Fue algo bastante feo. Te trauma porque el primer abuso fue a la madrugada, entonces a la noche no podía dormir porque tenía miedo que se me metieran a la celda. Siempre aprovechaban cuando yo me acostaba, cuando no había nadie”, manifestó la joven.

Según su relato, el primer abuso lo sufrió en una madrugada de febrero y el segundo en marzo.

La denunciante estuvo detenida varios meses en el Servicio Penitenciario por una causa vinculada a la tenencia de drogas. Fue alojada en un pabellón de hombres cuando debería haber estado en el de mujeres de acuerdo al abogado Héctor Zavala. La detenida hizo el reclamo al por entonces director del Servicio, Inocencio Carpio, pero hizo caso omiso a la solicitud.

Luego de los hechos del supuesto abuso, la detenida intentó denunciar lo sucedido a Carpio pero luego de varios días, recién se les hizo sumario administrativo a los dos agentes, quienes siguen desarrollando funciones en el mismo pabellón, según el letrado.

Zavala comentó que los testigos de los abusos fueron amenazados. “Existe otro expediente administrativo en el que se investigan las denuncias de estas personas que dicen que han sido objetos de amenazadas si testimoniaban sobre lo que habían visto”, expresó el abogado.

Categorías: Noticias