El sindicalista Gatica mandó al intendente Hissa a terapia

El secretario general de ATE San Luis, Fernando Gatica, hizo declaraciones sobre la orden de restricción de acercamiento al intendente capitalino, Gastón Hissa, que le impuso la Justicia provincial por 60 días en el marco de la causa por la protesta en el edificio de la Municipalidad de San Luis. Además, el sindicalista reiteró el reclamo para que se reincorporen 250 trabajadores municipales despedidos y el pago del premio anual que no se realizó hasta el momento.

Quieren desviar el foco de atención en esto de judicializar la protesta y no tratar el verdadero problema. El intendente Hissa lo que tiene que hacer es solucionar los problemas de los trabajadores y no tendría ninguno de estos inconvenientes. Evidentemente todos estos miedos, todos estos fantasmas que tiene el intendente Hissa, y los funcionarios, los tendrían que tratar en terapia, tendrían que ver cómo lo solucionan y no a través de la justicia.

Como publicó La Gaceta este jueves, el juez de Garantía N° 1, Juan Manuel Montiveros Chada, fue quien dispuso la orden de restricción de acercamiento para que Gatica y dos integrantes de la comisión de ATE, no puedan acercarse a menos de 300 metros del jefe comunal ya sea cuando esté en la Municipalidad, su hogar o lugar de esparcimiento.

“Es tan ridículo esto que expone también Hissa a la Justicia. A nosotros nos coartaría cualquier tipo de libertades que tenemos para reclamar y para manifestarnos, derechos constitucionales. La ridiculez de usar la Justicia en este sentido. Nosotros vamos a ir a la Justicia también para manifestarnos en contra de esta decisión y vamos a recusar al juez, obviamente, porque hay un exceso en la determinación que se ha tomado. Este juez se ha apurado en tomar esta decisión, quizás para quedar bien con el gobierno actual y que ha tomado una decisión totalmente para nosotros equivocada”, consideró Gatica.

Cuando se le realizó la entrevista al gremialista, la Justicia no lo había notificado sobre la restricción de acercamiento.

El sindicalista mencionó que es la primera vez se le impone este tipo de medida judicial incluso cuando se han tomado medidas “que rozan con lo que no se debe hacer” para defender a los trabajadores. Para el secretario es “mucho más violento echar 250 trabajadores y que en ese grupo que haya mujeres embarazadas”.

Hace varios días, Hissa envió una carta documento a Gatica intimándolo a que pague $6.800.000 por la rotura de las bisagras de la puerta de la Municipalidad. Gatica definió la suma como “ridícula”.

Por otra parte, reiteró que la Municipalidad de San Luis adeuda el pago a sus trabajadores del premio anual. También debe dos meses de los aportes sindicales que por ley corresponden a ATE, a pesar que les hicieron los descuentos en los salarios.

 

Categorías: Noticias