Ningunas Santas le hizo un fuerte reclamo público a Rodríguez Saá durante su disertación en la UNSL

Entre los puntos que Ningunas Santas le reclamó al Gobernador se incluye la falta de refugios para mujeres en situación de violencia y de políticas sistemáticas para combatir este flagelo, y el pedido de no más muertes en la maternidad Teresita Baigorria. 

“Hablar es muy fácil. Poner los recursos y actuar en consecuencia va siendo más difícil”, dijo, por su parte, Irma Ortiz, remarcando que en 2015 se envió un proyecto de ley a la Legislatura para “cambiar la construcción de lo que es la familia en esta provincia, donde se sigue defendiendo a la institución de familia y no a los sujetos que la integran”. Cabe señalar que este proyecto no ha recibido tratamiento alguno en la Legislatura provincial. 

Además, Ortiz señaló que se han cursado invitaciones para que agentes gubernamentales asistan a los cursos de formación sobre perspectiva de género que Ningunas Santas ha dictado, pero jamás han sido respondidas. De igual manera, la docente señaló que hay “buen diálogo” con la Secretaría de Estado de la Mujer que conduce Adriana Bazzano, y que se han atendidos casos planteados por la agrupación. 

“Esta crítica tiene que ver con la exigencia de política pública realmente, que no necesitamos ir respaldadas para ser atendidas. Ahora, Policía formada en perspectiva de violencia de género, ¿dónde está? ¿Qué pasa con esos que recepcionan las denuncias? No están formados”, remarcó Ortiz, señalando también la falta de políticas en términos de un “respaldo económico” para que muchas mujeres puedan salir de la situación de violencia que sufren.

Las integrantes de Ningunas Santas también hicieron un fuerte hincapié en la falta de refugios para mujeres víctima de violencia de género. Al respecto, cabe señalar que, una vez finalizada su disertación, Rodríguez Saá tomó el cartel que hacía una referencia específica a los refugios, y que había sido dejado al pié del escenario, y aseguró que estos existen, pero que son “secretos” para que los violentos no puedan encontrar sus víctimas.

“Las organizaciones de mujeres desconocemos la existencia de esos refugios”, fue lo primero que dijo Lucero al respecto. “El único refugio que hubo aquí, y que no está funcionando este año, es el que teníamos como proyecto y que lo trabajaban un grupo de voluntarias de la facultad de Psicología. Era un proyecto de la Universidad”, agregó Ortiz, considerando como “irónico” el comentario de que hay refugios en toda la provincia y que “son secretos”.

“Está bien que sean un secreto para los violentos, pero no puede ser un secreto para las mujeres que en una emergencia no sabemos que existen. Disculpe señor Gobernador, pero no le creemos”, concluyó Ortiz.

Consultada por La Gaceta sobre este comentario de Rodríguez Saá, la oficina de prensa de la Secretaría de Estado de la Mujer explicó que estos “refugios secretos” funcionan mediante convenios con hoteles y hosterías de toda la provincia, cuya ubicación se les informe a las mujeres que se comunican con la línea de ayuda del organismo. Además, destacaron que de este modo se puede brindar asistencia en todos los rincones de la provincia.

Categorías: Noticias