“Nuestra preocupación no es solamente las 42 personas despedidas, sino también los que siguen trabajando”

Esta mañana, en la sede del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de San Luis, trabajadores de Arcor denunciaron el vaciamiento de la empresa y despidos direccionados. Como todo el personal de la planta de San Luis se encuentra de vacaciones obligatorias, estos últimos 42 despidos se fueron materializando de manera individual, llamando a los trabajadores uno por uno. “Creemos que hay persecución a los activistas sindicales”, manifestaron desde el sindicato.

En primer lugar, Leandro Bianchi, secretario general del sindicato, contó que el día lunes, la empresa Arcor despidió, “de forma sorpresiva”, a 42 trabajadores, argumentando una caída del consumo. A raíz de esto, se realizó un reclamo a nivel nacional, a través de Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación y del secretario general Héctor Morcillo, debido a que Arcor tiene fábricas en distintos puntos del país, donde podría llegar a ocurrir lo mismo que aquí en San Luis.

“Hemos hecho el rechazo de los despidos y solicitado la reincorporación. Nuestra preocupación no es solamente las 42 personas despedidas, sino también los que siguen trabajando. Queremos que la empresa de explicaciones de cuál es su situación de ahora en adelante y cuál es su situación a nivel producción y qué va a pasar con la gente. La gente se encuentra en una situación de incertidumbre”, destacó Bianchi.

Esta incertidumbre también tiene que ver con 4 despidos que se realizaron antes de las PASO. En aquella ocasión desde la empresa “negaron que los despidos fueran por una causa de caída de producción y que tenían que ver con desempeños individuales”.

Durante la tarde, los trabajadores de Arcor realizaron una marcha de la que también participaron gente que vino de Córdoba, Arroyito y Buenos Aires, que se encuentran en la misma situación. “No han sufrido despidos de forma masiva, pero también han tenido adelanto de las vacaciones y la empresa está argumentando caída de consumo en todos lados”, señalaron desde el sindicato local.

“Seguimos sosteniendo que se trata de una medida persecutoria. Es un vaciamiento sostenido desde hace 4 o 5 años atrás, donde se han llevado líneas de producción, productos importantes de la compañía. Y al retirarnos producción, como dicen ellos, ‘sobra gente’”, concluyó el sindicalista, remarcando que hoy en día a Arcor le quedan 300 de los 500 trabajadores que supo tener años atrás.

Categorías: Noticias