Personas que vendían sus autos en Internet fueron estafados con un falso depósito bancario

A una mujer le robaron un Volkswagen Voyage y a un hombre un Peugeot 308.

Dos personas de la ciudad de San Luis fueron estafadas en los últimos días, luego de publicar sus automóviles a la venta en sitios de Internet. Primero recibieron llamados telefónicos de una persona interesada en comprarles los vehículos y después un mail de una entidad bancaria asegurando que el pago de los mismos se había concretado.

La primera persona estafada hizo una presentación policial el 31 de marzo pasado, cotando que seis días antes recibió un llamado telefónico con característica de Mendoza. Un hombre que dijo ser contador y llamarse Hugo Santella manifestó su deseo de comprar el Voyage que la damnificada había puesto para la venta en una página online.

Así fue como la mujer concertó telefónicamente entregarle al comprador el vehículo y toda la documentación del mismo el viernes 27 de marzo. Ese día, pasadas las 13 horas, o sea luego del cierre bancario, la damnificada recibió un mail del banco Santander Río, informándole que le habían acreditado la suma acordada de venta del rodado, que rondaba los $105 mil.

Dos horas después, un desconocido se hizo presente en la casa de la mujer. Al mismo tiempo que hablaba personalmente con ella, el supuesto contador desde un celular le manifestaba que el dinero ya estaba depositado. Al suponerse que el depósito se había concretado, la mujer le entregó el auto y los papeles. El lunes siguiente, vale decir, el 30 de marzo del corriente, concurrió al banco Santander para comprobar el depósito bancario, solo para descubrir, con asombro, que había sido burlada en su buena fe.

Algo similar le ocurrió a otro vecino, quien el lunes 6 de abril del corriente denunció que, el 25 de marzo, publicó un aviso online en la página OLX, ofreciendo para la venta su Peugeot 308, por el valor de $180 mil en efectivo.

El 26 de marzo recibió un mensaje de texto de un teléfono, con característica también de Mendoza, donde el supuesto contador Hugo Santella le decía que quería comprarle su auto y que el mismo iba a ser destinado a un empleado de una reconocida firma láctea. El mismo día, después del mensaje, el supuesto contador llamó y presentándose como tal concretó una entrevista.

A la entrevista concurrieron el damnificado y quien sería el cómplice del supuesto contador Santella. En un encuentro realizado en la estación de servicio situada en Illia y Constitución se pusieron de acuerdo para la entrega del auto, que finalmente se concretó el viernes 27 de marzo, después de la 14, nuevamente cuando los bancos ya han cerrado.

Previo a entregar el auto, el damnificado recibió un mail al teléfono donde confirmaban la transferencia bancaria de $180 mil a la cuenta del dueño del auto. A los pocos minutos, el desconocido, que dijo llamarse Javier, recibió el auto y los papeles. Previo a ello, el supuesto contador Santella lo llamó al agraviado para preguntarle si había sido notificado de la transferencia. El lunes 6, el damnificado concurrió al banco Santander y comprobó que su cuenta no había sufrido movimiento bancario alguno.

Ambos damnificados radicaron sus respectivas denuncias, por lo que la Comisaría Seccional 7ma labró actuaciones por estafas y se encuentra investigando el tema.

Categorías: Noticias