El Centro de Estudiantes elaboró una carta abierta sobre la actual situación del establecimiento. El día 4 de Abril los y las estudiantes del Centro Educativo Nº 8 Maestras Lucio Lucero, decidimos no entrar a clase, quedándonos en estado se asamblea, tras el fracaso de numerosos pedidos de solución a las problemáticas en la seguridad, personal de limpieza, porteros, administrativos, docentes, preceptores, infraestructura entre otras.

Por decisión de los alumnos y alumnas solicitamos al ministro de educación, Marcelo Sosa, que asistiera a la escuela para ver personalmente la situación que la comunidad educativa padece día a día. Éste, finalmente a las 11:00 Hs, acudió a nuestro llamado presentándose en el establecimiento. Luego de un arduo debate con el ministro, sin nunca abandonar el estado de asamblea, se comprometió públicamente a cubrir cada una de las carencias de la escuela.

Terminada la desgastante jornada los y las estudiantes sufrimos las mentiras de algunos medios de comunicación. Nuestra difamación casi como una forma represiva, etiquetándonos de drogadictos, mal educados, que tomamos bebidas alcohólicas en las aulas, que no queremos tener clases, está casi de mas aclarar que nos importa nuestra educación, por eso luchamos por ella, que nos encontrábamos tirados en el establecimiento en espera del ministro, mientras que en realidad estábamos enumerando las problemáticas todas y todos juntos. También se dijo que no lo dejábamos hablar, y que nos dirigimos de forma irrespetuosa, la realidad es que lo hicimos correctamente y con interés por recibir respuestas a nuestros reclamos.

Hoy las chicas y los chicos vemos cambios, mejoras, se termino el 70% del cierre perimetral, lo que no incluye garitas, se paso a 2 personas de pasantes a contratados, están en designación 5 personas para personal de maestranza, se nombro a una psicóloga que va a trabajar con talleres para padres, formación de preceptores y preceptoras y contención de los alumnos, se va a confeccionar un mapa con los distintos centros de asistencia a problemáticas y necesidades para difundir y derivar a esos centros a los estudiantes, aunque no va a existir en la escuela el box psicopedagógico ni el trabajo directo con los chicos.

Pero seguimos estudiando en puertas en vez de mesas, aprendemos computación en el pizarrón, seguimos sin todo el personal de limpieza, docente, administrativo. Seguimos teniendo educación física sin material, a las 9:30 Hs ya no tenemos agua, estudiamos en bancos rotos, tenemos un laboratorio vacio de elementos, el box del centro de estudiantes sigue sin puerta, luz y vidrios y los calefactores no están en buen estado para su uso.

Por eso seguimos esperando atentos e interesados las soluciones a las que el ministro se comprometió.

Sabemos que la educación pública y de calidad es nuestro derecho, y como estudiantes estamos dispuestos a exigir que se lo respete y trabajar porque se cumpla.