Al final, la Municipalidad “dejará” que el Gobierno provincial asfalte el barrio 9 de Julio

Según la Municipalidad, si ellos hubieran hecho la obra, habría costado 3 veces menos.

Tras la denuncia, en una semana tan plagada de ellas que llegó a ser ridículo, sobre el avasallamiento de la autonomía municipal, realizada el pasado viernes, la Municipalidad anunció que “dejará” que el Gobierno provincial asfalte el barrio 9 de Julio, para así “mejorar la calidad de vida de los vecinos de uno de los sectores más postergados de la ciudad”.

“El asfalto llegará a ese barrio luego de décadas de reclamos de los vecinos, a pesar de que se trata de una fracción de la ex ruta nacional 7 que pasó a manos de la Provincia. El tramo que se pavimentará va desde la rotonda de Pescadores hasta la escuela. El Gobierno gastará cerca de 2.400.000 pesos. Si la obra la hubiese realizado la Municipalidad, el costo habría sido tres veces menor y con el agregado de las conexiones de agua y cloacas. Una vez que la promesa del asfalto se cumpla, el Municipio empezará con el tendido de las cañerías para llevar esos servicios básicos”, advirtieron y prometieron desde la Dirección de Prensa municipal.

Sin embargo, por el Gobierno básicamente ni se dieron por entendido, y siguieron con la obra como si nada. “Se asfaltarán casi dos kilómetros desde la Rotonda de Pescadores hasta la Escuela Pública Digital. Son aproximadamente 20 cuadras. Con una inversión de más de 2 millones. Este lunes comienzan las obras, así lo establece el decreto que, este sábado, firmó el gobernador de la Provincia, Claudio Poggi”, informaron desde la Agencia de Noticias.

La obra, que comienza a concretarse, consiste en la pavimentación de 2.100 metros, desde la Rotonda de Pescadores (ruta provincial Nº 17) hasta la escuela pública digital. Se colocará cordón cuneta en ambos lados en las zonas urbanas y se realizará la canalización del agua por el borde del ferrocarril, para permitir la evacuación del agua de lluvia. Además llevará una base de 15 centímetros de espesor y una carpeta de concreto asfáltico.

“Para evitar la rotura del asfalto hemos previsto en la obra, cada 150 metros, cruces de caños de un lado al otro, para permitir el acceso de todos los servicios y evitar romper el pavimento. Pueden ir las cloacas por la banquina, donde no hay asfalto y cruzar en esos caños que nosotros vamos a dejar”, explicó el director de Vialidad Provincial, Arnaldo Pucci.

Categorías: Noticias