El actual oficialismo se quedó con la Presidencia Provisional del Senado, el 2do cargo en la línea sucesoria

Mientras que el peronismo nacional tuvo un gesto de convivencia democrática y le cedió la Presidencia Provisoria del Senado a La Libertad Avanza, el provincial demostró una vez más que, mientras puedan, se va a quedar con todo lo que esté a su alcance. De este modo fue que el actual oficialismo utilizó su amplia mayoría para imponer a Sergio Moreira como presidente provisional del Senado, el 2do cargo en la línea sucesoria de la Gobernación.

Esto significa que en caso de que Claudio Poggi y Ricardo Endeiza dejen sus cargos por enfermedad, muerte, renuncia o destitución, el gobernador de la provincia va a ser Sergio Moreira. Obviamente es muy difícil que esto ocurra, pero en un país donde hubo 5 presidentes en una semana, nunca nada se puede descartar 100%. Por ende, cuando asume un gobernador (o presidente en el ámbito nacional) perteneciente a una minoría parlamentaria, las mayorías suelen tener el gesto democrático de ceder la Presidencia Provisional (un cargo que no representa ningún extra monetario) al mismo partido del primer mandatario.

De izquierda a derecha: Olivero, Moreira, Olguín y Torres.

Todo esto se produjo en la sesión preparatoria de hoy, en la que asumieron Sergio Guardia (reelecto por Junín) y Martín Olivero (Pueyrredón), ambos de Cambia San Luis; y Sergio Moreira (Dupuy), Alejandro Torres (Pringles) y Hugo Olguín (Chacabuco) de Unión por la Patria.

Y como no podía ser de otra manera, más aún cuando se trata del Senado provincial, esa no fue la única particularidad de esta sesión, ya que, mediante una más que particular interpretación del reglamento interno, los senadores que hoy juraron tomaron inmediatamente posesión de sus bancas, a pesar de que, por más que hoy haya sido la sesión preparatoria, sus mandatos comienzan a partir del 10 de diciembre. El opositor Adolfo Castro Luna mocionó que se mantenga la integración actual del Senado, pero el oficialismo pegó el manotazo y rechazó el pedido. Acto seguido, los senadores salientes del oficialismo rápidamente abandonaron sus bancas, dejando sus bancas a sus sucesores.

Inmediatamente, el oficialista Juan Carlos García mocionó a Moreira como presidente provisional, a Mariana Cruz (que acomodó a toda su familia como directores de comisión) como vicepresidenta 1ra y a Hugo Olguín (que acomodó a su hijo) como vicepresidente 2do.

“Ustedes están violando la Constitución. Los senadores que se acaban de levantar fueron votados por el pueblo desde el 10 de diciembre de 2019 al 10 de diciembre de 2023. Estamos a 3 días. Varios se levantaron de sus bancas y no pueden votar y van a hacer votar a senadores que tienen que cumplir sus funciones a partir del domingo 10 de diciembre”, dijo el opositor Sergio Guardia, pero el oficialismo hizo como que no escuchó y el vicegobernador Eduardo Mones Ruiz llamó inmediatamente a votar la moción de Juan Carlos García.

Previo a todo esto, cabe destacar, el oficialista Diego García, quien desde hace unas semanas viene demostrando un cierto descontento con las acciones de sus compañeros de bloque que nombran ñoquis a diestra y siniestra, se retiró de la sesión, sin dar públicamente ningún tipo de razón. Y cuando vieron que el oficialismo iba a proceder con el nombramiento de estas autoridades, Guardia, Castro Luna y Olivero hicieron lo mismo. Por ende, la moción del oficialismo fue aprobada por 5 votos positivos.

Al finalizar la sesión, la exintendenta ilegal y senadora saliente por Pueyrredón, María Angélica Torrontegui, defendió esta interpretación del reglamento que hizo que los nuevos senadores asumieran y votaran hoy mismo. “Son opciones, si ustedes me dicen que al reglamento hay que ponerlo más claro, estoy de acuerdo. Ese punto y algunos otros más. Pero se ha procedido como corresponde”, aseguró Torrontegui, quien en las últimas semanas logró meter a su hijo, Juan Pablo Carrizo, como director de comisión (el polémico nuevo cargo con sueldo millonario y más de 4 meses de vacaciones), y a ella misma como prosecretaria legislativa del Senado.

La exintendenta ilegal también argumento que su polémico nombramiento como prosecretaria legislativa forma parte de “un acuerdo histórico”, y que “no está escrito, por supuesto”, mediante el cual los senadores salientes tienen la “posibilidad de nombrar” a los secretarios y prosecretarios, y “tomar el cargo u otorgárselo a quien le parezca conveniente”. Claramente, ella, que lleva décadas viviendo de la política, eligió tomar el cargo.

Consultada por el nombramiento de Moreira, Torrontegui esquivó la pregunta, argumentando que ella no estuvo en la reunión en la que eso se decidió, porque de la misma participaron los nuevos senadores. Cabe recordar que la exintendenta ilegal buscó la reelección como legisladora por Pueyrredón, pero fue derrotada por el intendente saliente de La Punta, Martín Olivero.

Categorías: Noticias