El secretario de Gobierno municipal se refirió a la invitación del Gobierno a debatir temas relativos a la seguridad vial, y también a la eliminación, por parte del Concejo Deliberante, del pago por antigüedad a contratados.

Ayer, en diálogo con La Gaceta, el secretario de Gobierno municipal, Julio César Fagés, se refirió a la invitación realizada por el Gobierno de la provincia a debatir temas relativos a la seguridad vial. “La disposición nuestra es la mejor. A nosotros nos preocupa tal vez más que al Gobierno de la provincia la seguridad y nos tenemos que estar ocupando de una seguridad que no ha sido debidamente atendida por la Policía. Me parece muy bien que todo lo que sea jurisdicción e incumbencias comunes las atendamos en conjunto”, fueron algunas de las palabras con las que el secretario, ya que el Intendente se encuentra de viaje, se refirió a la invitación. 

Más allá de la buena disposición del municipio, Fagés fue rápido en argumentar que la escasa presencia de policías en las calles realizando controles se debe a una decisión del Gobierno provincial, y no al rompimiento que la Municipalidad hizo del pacto Provincia – Municipio. “El tema tiene su origen en el hecho de que, el Gobierno de la provincia, mediante un decreto del año pasado, suspendió la provisión de seguridad en las calles de la ciudad, con el argumento de que el municipio había denunciado un primer convenio, el famoso pacto Provincia – Municipio”. La obligación de prestar seguridad en las calles de la ciudad es del Gobierno de la provincia y, en este caso, de la Policía de la Provincia, con o sin pacto, porque es una obligación constitucional”, sostuvo el secretario de Gobierno municipal. “En un convenio podemos regular el modo de prestar un servicio, pero no el servicio de seguridad en si mismo”, agregó.

Por lo demás, el funcionario opinó que sería bienvenida la ayuda de la Policía, ya que la estructura que la Municipalidad tiene armada para cuestiones de seguridad vial “es prevencional”. De igual manera, opinó que el servicio prestado por el municipio en este rubro ha sido “brillante”, a pesar de su estado “de emergencia”.

Cambiando de tema, Fagés se refirió a la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante, la cual elimina el pago adicional por antigüedad a contratados e internos de la Municipalidad de San Luis y afectaría a unos 800 empleados. “Lo vamos a someter a un estudio profundo, pero lo que sí le puedo adelantar es que el Intendente está llevando una política de inclusión que incluye, obviamente, la política salarial. De manera que todo aquello que pueda de alguna manera, directa o indirecta, perjudicar los intereses de los trabajadores municipales, va a ser analizado en profundidad”, dijo el secretario de Gobierno de Enrique Ponce.

“El adicional por permanencia en el cargo sustituye la vigencia de lo que es el estatuto del empleado público municipal, el cual refiere en forma expresa a la idoneidad como base del ascenso. Como eso se dejó sin efecto y quedó suspendido en virtud de crisis económicas y demás, a partir del año 86, se sustituyó, por vía decreto, por este adicional que se paga y sale del esquema del estatuto del empleado público”, explicó Fagés, en relación al adicional que el Concejo pretende eliminar.

“Lo que vamos a formular es sentarnos con los sindicatos que nuclean a los trabajadores municipales para avanzar sobre una reforma estructural del estatuto. Si puede perjudicar la situación laboral de los trabajadores municipales,
lógicamente tomaremos decisiones en contra de esa posibilidad”, concluyó Fagés, esperando el retorno de Ponce, para así tomar una decisión definitiva sobre el tema.